Hoy este post va dedicado a esas personas que se esfuerzan cada día por intentar que la sociedad perdida se reinserte, porque creen fielmente que algunas personas cometen errores pero se pueden reformar, pueden rehacer una vida como otras, pero que sin un poco de ayuda no cambiara nada.

Barcelona, a 3 de septiembre de 1982

Señor Juez:

Le escribo está pobre carta, que seguramente no llegará a sus manos, pero mi forma de ser, mi tozudez, por las cosas, por las personas y la vida misma me hace remitirle está pequeña petición. Para mi sería muy importante que la leyera antes del 30 del presente mes. A continuación paso a explicar el caso al cual me hago referencia. Creo firmemente en las personas, en las personas buenas, no creo que nadie haya nacido con un gen de la maldad, con un gen del asesino, ni de la mala persona no, no lo creo. Creo sinceramente que las personas se forman en la niñez, todo el desarrollo mental se realiza desde el nacimiento hasta creo yo la adolescencia, las personas que en su niñez no han tenido un buen ambiente, un cariño, un amor, esas personitas que solo han recibido palizas, gritos, malos tratos, esas son las armas que en un corto plazo de tiempo pasaran a ser eso que nadie quiere, delincuentes habituales, poco a poco irán creciendo y volviéndose cada día peor, hasta llegar a esa fase en que la vida les da igual, en la que su única obsesión es hacer daño a los demás, porque en su interior a crecido una semilla de irá, miedo, terror, abandono, crueldad, etc. y eso lo van proyectando inconscientemente hacía los demás como método de satisfacción personal.
Yo le propongo Sr. Juez una especie de reto, de ayuda, de voluntariado, le ofrezco mis servicios, para ir a visitar a esas personas, somos un grupo de personas, que hemos vivido esas situaciones, pero gracias a la providencia no llegamos a ese peldaño tan fácil de subir, tan goloso que apenas te das cuenta ya estas dentro, y ya no puedes salir.
Le propongo sacar a esas personas jóvenes que están en reformatorios y hacerles vivir una experiencia única, vivir y ver con sus propios ojos que es lo que les puede suceder de seguir ese camino equivocado. Ellos no reciben ningún tipo de cariño, relación personal, simplemente es una cárcel para jóvenes, en la que solo sobrevive el mas fuerte, y aquellos que tienen esa oportunidad de poder rehacer su vida son los primeros que caen, por debilidad. Le pediría que nos dejará sacar a esos jóvenes, durante los fines de semana, cada uno de nosotros se ocuparía de uno, y los llevaríamos a que vieran que vida les espera, esa que ellos han escogido, las consecuencias, meterlos en la boca del lobo, visitar a esos que no han tenido la oportunidad como ellos de poder rehacer su vida. Que vean con sus propios ojos, que escuchen a esas personas que ya no pueden hacer nada, creo que nunca se aprende más que cuando te ponen delante la verdad, cuando estas viendo la realidad.
Me gustaría poder formar un grupo de personas que se dediquen a visitar a familias destructuradas, darles charlas, sacarles de su entorno durante unas horas para que vean que hay un mundo a parte del que viven, que vean donde se puede llegar con esperanza y esfuerzo. Y al mismo tiempo llevarlos a el otro lado de la vida, enseñarles que es lo que se consigue si uno quiere hacer algo en la vida, que hablen con personas que no tenían ninguna oportunidad y hoy están viviendo una vida que jamás habrían soñado, pero lo consiguieron gracias a su esfuerzo, su tesón y la gran voluntad.
Bueno Sr. Juez mi proyecto es mucho más extenso, pero creo sería mejor que lo viera usted, solo le pido que acepte está invitación para ayudar a esos jóvenes que son el futuro, ustedes los Jueces son los que dictan las sentencias, hay veces que simplemente un pequeño error es una sentencia de muerte, creo en la Justicia, y creo en las personas que la hacen cumplir, ahora solo le pido que unamos estos dos caminos para intentar llegar al menos al destino, ese destino en al cual no llegan muchos.
En espera de su atenta contestación y rogándole que solo me dedique unos pocos minutos que pueden ser la mejor recompensa para esas almas perdidas.
Un ex -preso, que se salvó gracias a un hombre generoso…